• Descubren restos de un mamut en Milpa Alta, D.F.
  • Descubren restos de un mamut en Milpa Alta, D.F.
  • Descubren restos de un mamut en Milpa Alta, D.F.
  • Descubren restos de un mamut en Milpa Alta, D.F.
  • Descubren restos de un mamut en Milpa Alta, D.F.
  • Descubren restos de un mamut en Milpa Alta, D.F.
  • Descubren restos de un mamut en Milpa Alta, D.F.
  • Descubren restos de un mamut en Milpa Alta, D.F.
  • Descubren restos de un mamut en Milpa Alta, D.F.
  • Descubren restos de un mamut en Milpa Alta, D.F.
  • Descubren restos de un mamut en Milpa Alta, D.F.
  • Descubren restos de un mamut en Milpa Alta, D.F.
  • Descubren restos de un mamut en Milpa Alta, D.F.
  • Descubren restos de un mamut en Milpa Alta, D.F.
  • Descubren restos de un mamut en Milpa Alta, D.F.

Descubren restos de un mamut en Milpa Alta, D.F.

En Santa Ana Tlacotenco, poblado de la delegación Milpa Alta, se encontraron los restos óseos de un mamut que fue sepultado por cenizas volcánicas. Entre especialistas del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM y del Laboratorio de Arqueozoología, INAH se excavó un ejemplar de la especie Mammuthus columbi, que es uno de los más completos que se han encontrado en el Valle de México y a más altura sobre el nivel del mar.

Fuente: Ciencia UNAM

Texto y Fotografías: IIA/UNAM; Información: Luisa Santillán; Edición: Clara Rojas

Foto1:

En Santa Ana Tlacotenco, poblado de la delegación Milpa Alta, se encontraron los restos óseos de un mamut que fue sepultado por cenizas volcánicas, el cual se calcula medía 4 metros de altura y 4.5 metros de largo.

Foto 2:

En diciembre de 2011, pobladores de Santa Ana Tlacotenco, encontraron algo que pensaron que eran unas piedras raras, las cuales posteriormente fueron identificadas como los molares de un mamut.

Foto 3:

En abril de 2012, con el permiso del dueño del terreno, se realizó un registro fotográfico, un levantamiento topográfico y algunos estudios geofísicos preliminares para ver las condiciones del terreno.

Foto 4:

Este ejemplar es uno de los primeros en México que se estudian cuidadosamente con técnicas geofísicas antes de su excavación.

Foto 5:

Estudios magnéticos y eléctricos en el terreno sugirieron la presencia de materiales volcánicos distintos, así como la presencia de ciertos elementos que modificaban las propiedades eléctricas del terreno y que sugerían dónde se localizaba el mamut.

Foto 6:

Con las pruebas del georradar se pudo confirmar que los restos del mamut se localizaban a un metro de profundidad, que no estaban aislados y que podría tratarse de un ejemplar completo.

Foto 7:

A partir de esta información, se elaboró un proyecto conjunto entre la UNAM y el INAH y, en enero de 2013, después de estudios geofísicos más detallados, se iniciaron los trabajos de excavación.

Foto 8:

La excavación mostró que se trataba de un mamut completo, recostado sobre su lado izquierdo y que al momento de morir fue cubierto por una capa gris. Los investigadores piensan que es ceniza producto de una erupción volcánica.

Foto 9:

Este hallazgo abre las posibilidades de conocer aspectos geológicos y biológicos de la zona, y conocer más acerca del comportamiento de esta especie ya extinta.

Foto 10:

Al localizarse a 2 mil 800 metros s.n.m., los paleontólogos suponen que este lugar podría haber sido una ruta de comunicación entre los valles de Cuernavaca y de México.

Foto 11:

Estudios preliminares realizados a los molares, sugieren que se trata de un adulto joven, de alrededor de 35 años (vivían hasta 80 ó 90 años), de la especie Mammuthus columbi,la que se caracterizaba por su falta de pelo.

Foto 12:

La excavación se realizó con mucho cuidado, dada la mala condición en que se encontraron los huesos producto del contacto con la ceniza volcánica durante cerca de 15 mil años.

Foto 13:

Además de la defensa y su conexión con la mandíbula y el cráneo, se encontraron las vértebras, las costillas, una escápula y algunos huesos largos de las patas traseras.

Foto 14:

Una vez concluida la excavación, los restos óseos del mamut se embalaron para su posterior traslado al Laboratorio de Arqueozoología del INAH, en donde se limpiarán, se consolidarán y analizarán durante los próximos meses.

Foto 15:

Un grupo interdisciplinario formado por vulcanólogos, paleobotánicos, edafólogos y otros especialistas de distintas instituciones, unirán sus recursos y conocimientos para averiguar la historia que nos cuentan los restos del mamut de Sta. Ana Tlacotenco.

, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 5 =