DOXA y DOGMA

DOXA y DOGMA

Ora, Lege, Lege, Lege, Relege, Labora et Invenies…”, reza un antiguo colofón, en un silencioso libro de química fundacional… discreto amigo con 400 años encima y de cuyo título (o nombre) no quiero acordarme…

En la actualidad, como en la antigüedad, para quien anhela conocimiento, la vía para el logro pleno es la epistemológica, que representa a la vía de la rectificación permanente (redestilación) de una sustancia o compuesto en el que se trabaja, de tal manera que se le reduce y al mismo tiempo se le verifica (es decir que se le vuelve verdadero). Es una especie de purificación mediante la que se separa lo falso de lo verdadero, lo impuro de lo puro, por eso le llamamos reducción porque tanto en ciencia como en química reducimos un fenómeno a lo que es, sin negar por supuesto su estrecha relación con el todo.

En el argumento que sirve de cierre a mi letrado amigo tetracentenario podemos dilucidar lo siguiente:

  • Orar es la parte espiritual, pero en términos laicos es también la buena disposición de nuestra mente deseando iluminar algo que ignoramos.
  • Leer es la parte cognitiva, la que se compromete con el Universo, recorriendo para ello todos los mundos que están a su alcance e incorporándoles.
  • Releer es la parte humilde y crítica de nuestra actitud científica ante el fenómeno con el que nos hemos encontrado, es la actitud dubitativa, sensata y pertinente ante cualquier cosa.
  • Laborar es trabajar simplemente, pero un trabajo permeado con la firme convicción de lograr una transformación en la materia o en el sujeto de nuestro arte.
  • Descubrir es contemplar (saber ver) en la naturaleza lo que de alguna manera misteriosa, ya sabemos…

Sin una actitud epistémica, el logro del conocimiento se establece solamente como una mediana doxa, que es la “opinión superficial” y la más generalizada, misma doxa que muy fácil y gratuitamente se vuelve “dogma”…

Construir conocimiento es edificar una estructura que se autorectifica permanentemente, pues funciona similar a Kosmos, que –Es y Está– vivo… y continuamente se encuentra evolucionando.

En la disciplina del químico doxa y “dogma” vendrían a ser procesos inconclusos, materia bruta e inacabada aún, sobre la que es deseable elaborar más y más y más, hasta reducirle a un algo verdadero…

Querido lector, no te confundas, evidentemente estamos hablando de conocimiento (Ciencia) pero también de el arte de la tierra negra, “el virtuoso arte de ennoblecer” (Alquimia)…

Nuestros exquisitos licores de frutosflores hierbas se crean según los principios de este bello arte…

¡Te invitamos a disfrutarlos!

Real Alquimista del Monte

, , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − tres =