El umbral del dolor

El umbral del dolor

Hay un dicho que reza: “La definición de locura es repetir el mismo comportamiento una y otra vez esperando diferentes resultados”. Debe tratarse de una locura muy leve, o tal vez todos estemos locos, porque solemos repetir los mismos comportamientos una y otra vez hasta que nos damos cuenta que algo no está funcionando y necesitamos intentar otra cosa. ¿Qué nos hace finalmente desistir?

Creo que cada uno de nosotros tiene un límite y una vez superado este ya no estamos dispuestos a tolerar más dolor: El umbral del dolor. Cada quien tiene un diferente umbral del dolor con un distinto nivel de tolerancia dependiendo de la situación. Supongo que eso explica mucho del por qué actuamos de cierta forma.

Por ejemplo, ¿por qué algunas personas mantienen relaciones en las que abusan de ellas?, ¿o por qué la gente sigue siendo cliente de un banco donde le dan un mal servicio en lugar de cambiar de banco? Es por el umbral del dolor.

Una vez que se nos expone a más dolor del que estamos dispuestos a tolerar, nuestra perspectiva cambia y nos disponemos a desechar ideas que ahora vemos como equivocadas. Nos encontramos dispuestos a terminar relaciones con personas con las que ya no estamos a gusto. Estamos dispuestos a renunciar a organizaciones o empresas de las que solíamos sentirnos orgullosos de pertenecer.

Lo que sucede con el umbral del dolor es que se puede ampliar, permitiéndonos aguantar más sufrimiento. Nuestra tolerancia al abuso, insatisfacción, molestia, irritación o maltrato aumenta conforme sentimos que hemos invertido más. Por eso, entre más tiempo dediquemos a una actividad, persona o empresa, nos volvemos más tolerantes al dolor que pueda causarnos. Razón por la cual nos toma más tiempo alcanzar el límite del umbral.

¿Qué significa esto? Que tal vez repitamos conductas inadecuadas una y otra vez por un largo periodo si sentimos que hemos invertido mucho en algo.umbral-dolor-02

Entre más tiempo dediquemos a alguien estaremos menos dispuestos a terminar nuestra relación con esa persona. Esta es una importante lección por dos razones:

1. Nos damos cuenta que la gente que ha invertido en nosotros probablemente nos “aguantará” más cosas. Por tanto, construir relaciones con personas en las que podamos confiar requerirá dar y recibir. Si sólo recibimos, nos será muy fácil alcanzar nuestro umbral del dolor. Pero si somos los únicos en poner de nuestra parte, la otra persona no habrá invertido nada. Tanto sólo dar de nuestra parte como sólo recibir nos hace más propensos a ser despedidos, divorciarnos o a terminar un noviazgo.

2. Entre más invertimos de nosotros en una persona, más vulnerables nos hacemos y más dispuestos a permanecer en una relación incluso si nos resulta dañina.

De ninguna manera estoy sugiriendo que no entreguemos lo mejor de nosotros a los demás. Sólo que lo hagamos con moderación y considerando el hecho de que nos hacemos más vulnerables, mientras que a la vez nos volvemos más tolerantes al dolor que otros nos puedan causar.

Estén pendientes de su umbral del dolor. No den demasiado a una persona que sólo recibe. No sólo es un acto de “dar”, también incrementas tu incapacidad de desconectarte de la persona y defenderte posteriormente. Tu percepción se volverá borrosa y no sabrás cuándo es tiempo de terminar con una relación, manteniendo esta por demasiado tiempo. Sé una persona que se entrega, pero ten cuidado con las personas que no entregan nada de sí mismas.

Ten cuidado con las relaciones dañinas, y está abierto a la posibilidad de terminarlas, aun cuando sientas que has invertido demasiado en esa persona. La “inversión” es sólo una percepción. La verdad sobre la historia es que está en el pasado, y el pasado no existe. Sólo el AHORA existe. Solemos imaginar lo que hemos invertido en alguien como si se tratara de una cuenta bancaria, pero eso es falso. Nada nos impide cambiar de rumbo en este momento y terminar con un hábito, una mala relación o un mal empleo.

Estén pendientes del umbral del dolor de quienes los rodean. Construir relaciones con otras personas es muy efectivo para proteger tu empleo, tu noviazgo o tu matrimonio. Dar de uno mismo a alguien y que ese alguien haga lo mismo contigo crea lazos que se fortalecen con el tiempo y no se rompen con el primer conflicto que se presente. Del mismo modo, asumir que no importa cómo nos comportemos con alguien sólo porque llevamos determinado tiempo en esa relación puede resultar en una acumulación de acciones que eventualmente rebasan el umbral de la otra persona.

Y todo termina.

– Rob Redmond.

umbral-dolor-03


(Traducción y adaptación libérrima de Yaoteka. Este artículo se publicó originalmente en 24fightingchickens.com)

, , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *